Vigilancia Online-Mercados Unidos-Sistemas de Seguridad Electronica-Neuquén

4 mayo, 2010

La revalorización de la lectura desde las Maestrías en Edición

En el año 2005, las más importantes editoriales de Estados Unidos, entre ellas McGraw-Hill, Pearson PLC y Penguin Group, interpusieron una demanda contra Google, a quien acusaron de intentar escanear los trabajos con derechos de autor sin el debido permiso.  El asunto, más que un mero caso judicial, reveló una materia de mayor trascendencia: la industria del libro se siente amenazada por la arremetida de los medios digitales. Pero mientras la pelea se traslada a los tribunales de justicia, en América Latina han surgido soluciones más creativas, que apuntan a una mayor valorización de la industria editorial y de paso asegurar su atractivo y rentabilidad a largo plazo.

El fenómeno ha repercutido en el ámbito académico. Las universidades, conscientes de la falta de profesionalización de la industria editorial comienzan a abrir espacios para una mayor especialización. Es el caso de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de México, que dicta la Maestría en Diseño y Producción Editorial, programa que busca ampliar los conocimientos y tareas de los profesionales del sector, específicamente los editores.

“Ni siquiera hemos llegado al punto de afirmar que este sea exactamente un posgrado en edición, pues de alguna manera lo es también en diseño, en comunicación y en administración de manera tal de entender que el editor es a la vez un emisor de discursos, un administrador de negocios y un diseñador de productos”, explica Gerardo Kloss, coordinador del programa.

El académico sostiene que un editor completo debe ser capaz de “seleccionar los materiales más relevantes para una edición, llevar a buen término los procesos técnicos de su producción, generar oportunidades de negocio rentables y ofrecer un producto que sea útil a los propósitos y esperanzas de sus compradores, a la vez que es atractivo a los sentidos”, agrega.

En cuanto al futuro de la industria, Kloss afirma que el desarrollo de nuevas tecnologías, como los e-readers que han permitido la masificación de textos digitales, no representan para nada una amenaza. “Con frecuencia se afirma que el principal reto que enfrentamos es de carácter tecnológico. No compartimos ese punto de vista,” indica.

¿Cuál es la clave entonces? Entender que el arte editorial consiste en distinguir los contenidos interesantes para públicos determinados y ponerlos en el lugar y tiempo adecuado a un precio justo. “Quien sepa hacer todo esto en papel, podrá seguir haciéndolo durante muchos años en cualquier nuevo medio inventado o por inventarse, subraya Kloos.

Con esta intención se plantea una profunda revisión de los conceptos hasta ahora considerados como paradigmas de la industria. Fundamental resulta entender que lo que cambia no es el libro, la revista o el periódico, sino la forma de leer. “Ninguno de estos problemas puede resolverse de un plumazo. Algunas de las respuestas tradicionales que se les suele dar necesitan ser revisadas desde un punto de vista crítico. La solución que funciona para hacer exitosa una revista en Chile o un periódico en Nueva York, no necesariamente es la que hará exitoso un libro en Monterrey”, expone el académico  mexicano.

Esta apreciación es compartida por Andrea Palet, directora del Magíster en Edición que imparte la Universidad Diego Portales (UDP) de Chile. “Si bien queremos facilitar la inserción en el mundo del trabajo, nunca dejamos de lado la reflexión sobre la lectura, la escritura y el futuro de los textos impresos, de modo de ser flexibles ante los nuevos desafíos que enfrentamos”, expresa.

En ese sentido, reconoce que la industria está cambiando rápidamente, lo que requiere no sólo de una mayor preparación por parte de los editores sino que también una apertura de mente, para entender la compleja realidad que atraviesa el sector. “Aquí se aprenden las técnicas editoriales pero sobre todo se aprende a pensar como un editor, que alguien dijo debía tener alma de poeta, espíritu de apostador y la calculadora de un financiero, señala.

El Magíster en Edición de la UDP apunta, destaca Palet, a formar editores profesionales que puedan liderar el sector tanto en Chile y como en Latinoamérica. “Queremos que se reconozca su papel indispensable en la difusión del conocimiento y la creación literaria. Dondequiera que hay buenos libros hay un editor talentoso y preparado detrás y hoy la sociedad los necesita más que nunca”, concluye la académica.

Fuente: Educamericas – Pablo Sepúlveda Zárate

El Equipo de MU.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: