Vigilancia Online-Mercados Unidos-Sistemas de Seguridad Electronica-Neuquén

9 noviembre, 2014

Baterías para Sistemas de Seguridad

Sin baterías una central de alarmas o cualquier sistema de seguridad es completamente inútil. Su duración convencional se extiende a las 7 horas y generalmente los delincuentes toman la precaución de interrumpir el sistema eléctrico de un establecimiento antes de ingresar para robar o vandalizar

Las Baterías son dispositivos que suministran energía eléctrica con un voltaje y un amperaje durante un determinado período de tiempo. Como las baterías que se usan en los sistemas de seguridad (Sistemas electrónicos de Alarmas, Sistemas de Videovigilancia) son recargables, tienen la capacidad de recargarse una determinada cantidad de veces cuando su carga se agota.

bateria

La batería en una central de alarmas es un componente fundamental. Con el tiempo comienza a degradar o perder su capacidad de recarga en razón de las sucesivas descargas que se producen por cortes del suministro de energía eléctrica, disparos de alarma por detección de intrusiones o por la continua carga y descarga que realiza para alimentar todo el conjunto electrónico.

central de alarma

Una central de alarmas, una DVR o una NVR para videovigilancia son computadoras, y como tales requieren un suministro constante y estable de energía eléctrica. Esa constancia la puede proveer una batería de corriente contínua.

La batería entrega electricidad mediante un proceso electroquímico, el cual se inicia luego de haber recibido un impulso de corriente.

Existen diferentes tipos de baterías; sin embargo, la más común para los sistemas de seguridad son las denominadas “de electrolito absorbido”, o plomo-ácido y mal denominadas “de gel”.

Este tipo de baterías son muy seguras ya que están selladas, impidiendo la fuga de cualquier tipo de líquidos corrosivos y poder ser colocadas de manera horizontal o vertical sin riesgo de derrames.

¿Cuál es la autonomía de una batería de un sistema de alarmas? Aproximadamente 7 horas, dependiendo del tipo y cantidad de sensores, del estado de la misma, del consumo de la central y de si se produce un disparo de alarma o no. Si la batería es antigua, muchas veces, el sistema de alarma dura encendido solamente un par de horas y la sirena, puede llegar a sonar solamente algunos segundos.

Dado en que nuestra firma se dedica a colocar alarmas específicamente para empresas, organismos, industria, etc. las medidas de seguridad que se toman para ofrecer un medio de respaldo confiable son extremas; mucho más que en las alarmas residenciales. La clave más importante reside también en la calidad de la batería: su estructura externa, la composición del electrolito, la continuidad en el suministro eléctrico y la cantidad de ciclos de carga-descarga que es capaz de soportar.

¿Cuál es la vida útil de una batería? La vida útil de una batería no se mide en años sino en ciclos de descarga. Una batería económica rara vez llega a los 250 ciclos, menos de tres años, mientras que una batería de uso profesional cumple unos 400 ciclos con cuatro años de autonomía.

¿Qué afecta a la vida útil de una batería? Varias cosas: primero la temperatura, no debe superar los 25 grados centígrados constantes, más temperatura, menos ciclos. No debe descargarse en forma completa (para ello existen mecanismos especiales en las unidades profesionales) ya que su agotamiento “mata” su capacidad de recarga.

La carga y la descarga también la afectan. Los cálculos eléctricos juegan un papel fundamental: no es lo mismo una instalación con seis sensores que otra con 25. También depende el tipo de sensor: un sensor residencial es básico, uno profesional es sofisticado y presenta un consumo tres veces superior.

¿Puede “resucitarse” una batería de plomo-ácido? En términos generales técnicamente es posible, pero aquí juega un factor clave: si está destinada a un sistema de seguridad, todo el sistema se volverá inseguro ya que la revitalización de una batería limita su capacidad de carga y su autonomía de manera drástica.

 

Conclusión: Toda batería debe ser monitoreada con instrumentos de medición al menos una vez por año y ser recambiada luego de pasado entre 2 o 4 años de acuerdo con el uso y la calidad de la misma. A mayor calidad, mayor duración.

El recambio de una batería  debe hacerla un técnico especializado en el rubro, no es recomendable que la haga una persona no capacitada en sistemas de seguridad.

Las razones son muchas: el orden de conexionado, el monitoreo del sistema de carga y la tasa de descarga, el cuidado y manipuleo de las conexiones, la reparación de conexiones fallidas, la prueba final y habilitación del sistema, entre otros, son elementos que determinan que cambiar este elemento vital no sea lo mismo que cambiarle, por ejemplo, las pilas a una linterna.

 

images

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: